En 1955 la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo ratificaron el ámbito laboral como un espacio adecuado para la promoción de la salud, irónicamente, la mayoría mantiene el cuerpo en la misma posición por horas. Las pausas activas han sido promovidas por distintas entidades públicas y privadas como una forma de prevenir los efectos de la inactividad laboral.   

Seamos honestos. luego de estar sentados 4 horas frente a un computador o a una pila de papeles ¿cómo esperamos que se encuentre nuestro cuerpo? Y si esto lo repetimos por 4 horas más, todos los días ¿de verdad creemos que es beneficioso para nuestra mente y articulaciones? La respuesta es bastante obvia y es por ello que los expertos en salud ocupacional recomiendan descansar entre 5 y 10 minutos cada 2 horas, como una medida de autocuidado laboral. Pero estos “descansos” no son como el ejercicio de la lechuza que hacen los chicos en el preescolar, son ejercicios de estiramiento y coordinación, llamados Pausas Activas.

Sólo ten en cuenta 5 beneficios de estas Pausas Activas, para que empieces a aplicarlas en tu trabajo y seas el promotor de tu entorno:

  1. Promueve la integración social: quizá al principio parezcas un loco que se levanta y hace ejercicios, pero poco a poco se te unirán otros compañeros y a la larga, te lo agradecerán.
  2. Fortalece la autoestima y capacidad de concentración: al descansar, minimizas los errores causados por el cansancio y el desgaste mental.
  3. Libera estrés articular y muscular: entre otras dolencias, evita la famosa molestia en la muñeca causada por el uso del mouse del computador o por escribir en exceso.
  4. Disminuye el estrés y la sensación de fatiga que produce tantas horas de concentración en un mismo asunto, o de trabajo en la misma posición.
  5. Mejora la postura: luego de los ejercicios de estiramiento, sentimos que el cuerpo se “reacomoda” y no volvemos – al menos inmediatamente – a las posturas incorrectas.

¿Ya te convenciste? Bueno, vamos entonces con algunos ejercicios para que los pongas en práctica cuanto antes.

Tómate tu pausa

Y activa el cuerpo y la mente, dales el respiro que necesitan para que puedas continuar con tu jornada laboral, sin sentir – tanto – los efectos del sedentarismo y las malas posturas:  

  • Sentado en la silla, con la espalda recta pegada al espaldar, reclina la cabeza hacia el lado derecho, haciendo una leve presión con la mano izquierda. Cuenta mentalmente 10 segundos y cambia hacia el lado contrario, haciendo presión ahora con la mano derecha.
  • Sentado o de pie, extiende tus brazos al frente y coloca una mano como si quisieras detener a alguien. Estira tus dedos hacia arriba ayudándote con la mano contraria. Estira todos los dedos, incluso el gordo. Cuenta nuevamente 10 segundos y cambia de mano.
  • Mueve el esqueleto. Ahora si tienes que ponerte de pie: coloca tus pies bien pegados al piso a una cuarta de distancia uno del otro (que quepa tu mano abierta entre ambos); con el cuerpo bien derecho, extiende tus brazos al frente, toma aire y exhalando lentamente, flexiona el torso, comenzando poco a poco con la cabeza, el cuello, la espalda, hasta que tus manos o tus dedos lleguen lo más que puedan al piso o tus pies. Balancea tu cuerpo, como si fueras un muñeco desinflado. Sube lentamente, inhalando, articulando la espalda, poco a poco. Que lo último en subir sea tu cuello y cabeza.
  • Di el abecedario al revés, comenzando obviamente, por la Z. También puedes decir los números al revés, del 30 al 1.
  • Canta una canción. No importa si eres o no afinado, cantar te ayudará a relajar tu mente y de paso, te sacas esa canción que hace rato ronda por tu cabeza, incluso si es un comercial de televisión.   

En el marco de la celebración del día mundial de la actividad física, invita a tus compañeros de trabajo a participar de las pausas activas. Parece una pérdida de tiempo, pero no lo es. El descanso inter jornada, es vital para que la musculatura se relaje, al igual que la mente. Hay muchos otros ejercicios que pueden hacerse para la respiración, las articulaciones inferiores, la vista, entre otros; que cumplen la misma función: ser un aporte a tu salud mental y física. Puedes buscar la ayuda de un experto en Salud Ocupacional y convertir estos ejercicios en una rutina saludable para todos.  

__________________________________________________________________________________